El Papa Francisco, el 8 de diciembre de 2020, en el 150° aniversario de la declaración del Custodio de Jesús como patrón de la Iglesia católica, proclamó el Año de San José hasta el 8 de diciembre de 2021.

Con este motivo publicó la Carta Apostólica Patris corde, en la que define a San José como un “padre amado; un padre en la ternura; un padre en la obediencia; un padre en la acogida; un padre con valentía creativa”. Esto está en consonancia con el decreto del Beato Pío IX que declara a San José patrón de la Iglesia. El Papa Francisco expresó su devoción al esposo de la Santísima Virgen María, señalando que desde hace más de cuarenta años recita una oración diaria dedicada a él. La publicación de la Carta Apostólica Patris corde estuvo acompañada por el Decreto de la Penitenciaría Apostólica que vincula el Año de San José a la concesión de indulgencias especiales.
Sobre San José ya se ha escrito mucho. Existe una rica literatura exegética, teológica, espiritual o iconográfica sobre una persona que no dijo ni una sola palabra, o al menos, no se anotó ni una sola palabra en los libros canónicos del Nuevo Testamento. Según la Biblia, el ángel visitó a José dormido tres veces. En cada una de estas ocasiones le dio una orden y una dirección particular de parte de Dios: qué decisión tomar, qué hacer o no hacer, dónde ir.
Para celebrar la ocasión, en noviembre de 2021, Fray Zdzisław KIJAS ha publicado un texto titulado “Cartas de San José” para Ediciones Leggimi de Vignolo (CN). El libro no trata estrictamente de José. Es un intento de dar respuesta a preguntas que angustian a muchos. Todo mundo busca maestros que puedan indicar soluciones, iluminar y dar consejos. Para muchos, ese maestro es precisamente San José.
Las personas, creyentes y no creyentes, le escriben sobre asuntos que les interesan; él, por su parte, como buen esposo, guardián y trabajador, les responde con paciencia y sabiduría. Lo hace en forma de carta. En sus respuestas se refiere, en mayor o menor medida, a sus experiencias personales. De ellas extrae lo que, a juicio del autor, puede ayudar a los destinatarios a salir de las dificultades en las que se encuentran, fortalecerlos en su fe y reconfortarlos. ¿Son satisfactorias sus respuestas? El juicio depende del lector.

Fray Zdzisław Józef KIJAS.