Ya se ha convertido en una cita fija en el calendario de Polanów y de los casubios de toda Pomerania. Se trata de la fiesta patronal casubia en honor de Nuestra Señora de Pomerania, que este año adoptó un formato excepcional de dos días debido a la celebración del 900 aniversario de la misión de San Otón en Pomerania.

Las celebraciones principales comenzaron el 15 de junio de 2024, cuando los peregrinos, encabezados por los abanderados, partieron de la estatua de San Otón en Polanów hacia el Monte Santo de Polanów. A mediodía, la Misa solemne fue presidida por Monseñor Zbigniew ZIELIŃSKI, Obispo de Koszalin-Kołobrzeg. Entre los invitados se encontraban el Vicario de la Provincia de San Maximiliano M. Kolbe en Polonia (Gdańsk), Fray Robert WOŁYNIEC, Hermanos de las provincias de Gdańsk y Kenia, sacerdotes de la Diócesis y clero ortodoxo. Entre los peregrinos se encontraban también representantes del gobierno local, miembros de asociaciones casubias y grupos artísticos. La guardia durante la ceremonia corrió a cargo de la tropa/equipo Krzyżogryfa de Bytów.
La Pomerania Occidental y Central debe el santo Bautismo a Otto, recordó el anfitrión Fray Janusz JĘDRYSZEK, Responsable del eremitorio del Monte Santo de Polanów perteneciente a la Provincia de Gdańsk. Las crónicas dicen que llegó hasta Białogard, Kołobrzeg y hasta el río Łeba, que era la frontera oriental del Ducado de Pomerania Occidental. No se sabe si estuvo en el Monte Santo de Polanów, pero lo cierto es que en lugar del culto pagano introdujo el culto a la Virgen María, que perduró en Pomerania hasta la Reforma y revivió aquí en el siglo XX. Fue San Otón de Bamberg quien dio Pomerania a María, nombrándola María de Pomerania, y llamó a esta tierra “Tierra de María” – Pomerania Terra Marie.
En su homilía, el Obispo dijo que la peregrinación casubia al Monte Santo de Polanów es un acontecimiento que se organiza cada año para profundizar en la fe y descubrir su valor. Diciendo lo rica que es la diversidad de culturas, recordó a los casubios que la que ellos cultivan hace siempre referencia a la fe en Dios. El sello distintivo de esta cultura es una lengua regional viva, con un patrimonio regional vivo. La lengua y la cultura casubias siguen vivas y presentes y no se han dejado encerrar en un museo al aire libre. ¿Dónde buscarla? En Casubia, en las tiendas, en la escuela, en la iglesia…. Las manifestaciones de la cultura casubia están cerca de la vida cotidiana, también conciernen al ámbito religioso, como demuestra especialmente el hecho de que la lengua casubia se haya introducido en la liturgia de la Iglesia.
Al final de la Eucaristía, el Obispo bendijo un edículo de San Otón de Bamberg, que se levantará junto a la carretera de Polanów a Miastko.
El segundo día de la fiesta patronal, Fray Janusz JĘDRYSZEK invitó a todos a participar en la Santa Misa, tras la cual se cantó el Acatisto en honor de San Otón, escrito por Sor M. Teresa PECHMAN Clarisa de Słupsk.

Maja STUDZIŃSKA.