También en este año 2023, los hermanos de la Provincia de San José Esposo de la Bienaventurada Virgen María en Rumanía se reunieron en Roman para dos días de formación permanente, en el Convento de San Francisco, del 14 al 16 de noviembre.

La ponente de estos días fue una psicóloga muy respetada, la Sra. Marina VENCESLAI, venida de la bella Umbría. El tema de estas jornadas fue “la misión”, que es también el tercer capítulo del Proyecto Provincial Cuatrienal (PPC).
Cada encuentro se abrió con el saludo inicial y algunas indicaciones logísticas para el buen desarrollo de estos momentos formativos, a cargo del responsable de la Comisión de Formación Permanente, Fray Lucian HORLESCU.
En un primer momento, la ponente se afanó en definir el concepto de “misión” desde un punto de vista etimológico y semántico. Luego, con la ayuda de diversos autores, desarrolló progresivamente el tema, indicando algunas características útiles para poder realizar bien la misión, tanto personal como comunitaria.
De forma muy inteligente, la ponente ayudó a comprender la importancia del autoconocimiento, y el papel de la motivación en el cumplimiento de la propia misión. Ser consciente de las necesidades que uno pretende satisfacer a través de una determinada misión, priorizar estas necesidades y planificar la realización de la misión en función de todo ello es precisamente el factor de la eficacia de la misión.
En cuanto a la misión comunitaria, dejó claro que necesitamos desarrollar habilidades y competencias específicas que faciliten el cumplimiento de nuestra misión. Entre ellas, competencias relacionales como: estar ahí para resolver problemas, estar ahí para tolerar problemas, estar ahí para transformar problemas.
Tras las presentaciones en el aula, la ponente ofreció una hoja llena de preguntas para reflexionar y compartir en grupos. Este trabajo se llevó a cabo durante aproximadamente una hora. Después, todos se dirigieron a la capilla donde, a mediodía, tuvo lugar el encuentro principal con el Señor. La Santa Misa fue celebrada por el Vicario provincial, Fray Ionel-Emilian DUMEA, que supo destacar muy bien en su homilía el papel y la esencia de nuestra misión: “¡Nuestra tarea es servirnos los unos a los otros, no servirnos los unos de los otros! Por eso, ¡nuestro servicio debe ser gratuito y desinteresado!”.
Después de la Misa y del ágape fraterno, volvimos al aula para informar y compartir el trabajo de los grupos, y para entregar a todos la riqueza de las ideas desarrolladas en cada grupo.
La ponente respondió a las preguntas que habían quedado abiertas en los grupos y completó lo que se había presentado o debatido en los grupos con sugerencias útiles y ejemplos prácticos.
Cada jornada terminó con una acción de gracias a Dios por el don de la formación, al relator por sus exposiciones y las respuestas oportunas y prácticas a las preguntas de los hermanos, y a cada hermano por su existencia y misión dentro o fuera de la Provincia.
Vigorizados y renovados por esta experiencia de formación, cada uno volvió a su misión más motivado para convertirse en un instrumento de paz y de bien para la comunidad, la Provincia y la humanidad.

Fray Lucian HORLESCU.